Ke Buena Hidalgo

1


5 pistas sencillas para que descubras “amistades” falsas y tóxicas

Sí, la amistad es uno de los lazos más importante que podemos hacer a lo largo de nuestra vida, pero no todas las personas serán tan sinceras como nosotros quisiéramos, así que si tienes personas que de la noche a la mañana dicen que te has convertido en un@ amiga@ especial pues entonces deberías leer las siguientes pistas, quien y quite y descubres a más de una persona falsa y tóxica en tu vida.

De desconocidos a mejores amigos en lapso de segundos

Ninguna amistad, por más “sincera” que sea se puede formar de la noche a la mañana. Todo lazo que puedas llamar AMISTAD es algo que se irá fomentando con  el paso del tiempo, basado en confianza, respeto, experiencias y momentos juntos, gustos e intereses en común, y sobre todo paciencia y muuuucha tolerancia hacia con el o los otros. Así que no, si le conociste hace 1 semana o anoche en la peda pues no, no es tu mejor amigo.

Aparece y desaparece sólo cuando le conviene

Lo peor que puedes tener a tu alrededor son personas que se digas tus amig@s pero que siempre que los necesites nunca estén ahí para ti. Tus verdaderos amigos te apoyarán en las buenas y se alegrarán por si con tus triunfos; pero también son aquellos que estarán para ti en las malas y peores que será cuando realmente necesites personas sinceras.

Vanalidad, sólo vanalidad

Se dedica a hablar de todo y todos menos de cosas que realmente importan y que pueden enriquecer el lazo que podría estar naciendo entre ambos. Eso sí, raramente te preguntará por lo que piensas, crees o sientes al respecto de algo.

Nunca te  olvides de tu “sexto sentido”

Es importante que aprendas a escuchar tu intuición sobre las personas, porque a veces dudamos sobre cosas y que por no tener datos objetivos no determinamos en que lo que sospechamos sea cierto. Así que la próxima vez hazle más caso a tus sospechas, tal vez te lo agradezcas después.

¿El juez de tu vida? Y no, no eres precisamente tú…

Se siente con el derecho de decirte qué hacer, qué está bien y que no, cómo deberías hacer las cosas, etc., sin la menor autorización de tu parte (es decir, sin siquiera pedirle su opinión). Si algo así está pasando entonces huyeeeeeeee, pues no será una amistad sincera, créeme que no lo será.

1